Skip to content. | Skip to navigation

Personal tools

Sections

Heridas de pie y tobillo

Heridas de pie y tobillo

Tratamiento inmediato

Las emergencias del pie y el tobillo ocurren todos los días. Huesos rotos, dislocaciones, esguinces, contusiones, infecciones y otras heridas serias pueden ocurrir en cualquier momento. La atención rápida es de vital importancia. Cuando tenga una herida de pie o tobillo, debe buscar tratamiento inmediato de un médico podiatra.

Ese consejo es universal, aunque hay muchos mitos acerca de las heridas de pie y tobillo. Algunos son estos.

Mitos

  1. "No puede estar roto, porque puedo moverlo”. Falso; esta extendida idea ha impedido que muchas fracturas recibieran tratamiento a tiempo. Lo cierto es que frecuentemente se puede caminar con cierto tipo de fracturas. Algunos ejemplos comunes: rotura del más delgado de los dos huesos de la pierna; pequeñas fracturas o “astillas” de huesos del pie o el tobillo; y la frecuentemente descuidada fractura del dedo del pie.
  2. "Si se rompe un dedo del pie, no es necesaria atención inmediata”. Falso; una fractura del dedo del pie necesita atención rápida. Si los rayos X revelan que es una fractura simple, la atención del podiatra puede producir alivio rápido. Sin embargo, los rayos X pueden identificar una fractura desplazada o angular. En esos casos, el pronto realineamiento de la fractura por parte de su médico podiatra ayudará a prevenir una curación inapropiada o incompleta. Muchos pacientes desarrollan deformidades post-fractura en los dedos, que a su vez resultan en la formación de un dedo dolorosamente deformado con un callo de lo más doloroso. Una buena regla general es: busque tratamiento rápidamente en caso de herida de los huesos del pie.
  3. "Si tiene una herida de pie o tobillo, póngalo en agua inmediatamente". Falso; no use calor ni agua caliente si sospecha una fractura, esguince o dislocación. El calor facilita la circulación de la sangre y causa mayor hinchazón. Más hinchazón significa más presión en los nervios, que causa más dolor. Una bolsa de hielo envuelta en una toalla tiene el efecto de contraer los vasos sanguíneos, produce un efecto entumecedor y previene la hinchazón y el dolor. Después de ver a un médico podiatra, pueden usarse baños y compresas calientes.
  4. "Colocar un vendaje elástico en un esguince serio de tobillo es un tratamiento adecuado". Falso; los esguinces de tobillo frecuentemente implican ligamentos torcidos o demasiado estirados, y deben recibir atención inmediata. Pueden ser indicados un examen con rayos X, inmovilización con yeso o tablillas, y fisioterapia para asegurar una recuperación normal. Puede ser incluso necesaria cirugía.
  5. "Los términos ‘fractura’ y ‘rotura’ son diferentes”. Falso; las dos palabras (como las inglesas ‘fracture’, ‘break’ y ‘crack’) son apropiadas para describir un hueso roto.

Antes de ver al podiatra

Si tiene una herida o accidente, los pasos que puede seguir para cuidarse hasta que pueda ver a su médico podiatra son fáciles de recordar:

  1. Reposo. Reduzca su actividad, y no se apoye en el pie si puede evitarlo.
  2. Hielo. Coloque sin presión una bolsa de plástico con hielo, o hielo envuelto en una toalla. Alterne 20 minutos con hielo y 40 minutos sin hielo.
  3. Presión. Coloque un vendaje elástico en el área, cuidando de no apretarlo demasiado.
  4. Elevación. Siéntese en una posición en la que pueda elevar el pie por encima de la cintura, para reducir la hinchazón y el dolor.
  5. Cambie su calzado por un zapato blando o zapatilla, preferiblemente uno que su podiatra pueda cortar en la consulta si es necesario alterarlo para dejar sitio para un vendaje abultado.
  6. Si está sangrando, limpie bien el corte, aplique presión con una gasa o toalla, y cúbralo con una venda limpia. Es mejor no usar ningún medicamento en el corte antes de ver al doctor.
  7. No abra ampollas si no le duelen ni están hinchadas.
  8. Cuerpos extraños en la piel, como astillas, esquirlas o arena, pueden ser removidos cuidadosamente con un instrumento estéril. Si están muy hondos, como puede ocurrir con cristales rotos o agujas, deben ser removidos profesionalmente.
  9. El tratamiento de una abrasión es similar al de una quemadura, porque la piel levantada está expuesta al aire y puede infectarse fácilmente. Es importante limpiarla para eliminar todos los cuerpos extraños. Deben colocarse vendas estériles, junto con una crema antibiótica.

Prevención

  1. Lleve el zapato apropiado para cada situación. Unos buenos zapatos para caminar aportan comodidad y mejor equilibrio.
  2. Lleve botas o zapatos de monte en terrenos desiguales.
  3. Diferentes actividades deportivas exigen calzado específico para proteger los pies y los tobillos. Use el calzado apropiado para cada deporte. No lleve calzado deportivo demasiado viejo o gastado.
  4. Lleve calzado de seguridad si tiene una ocupación que presente un peligro para la seguridad del pie. Hay zapatos de seguridad específicos para diversas condiciones de trabajo. Asegúrese de que se le ajustan apropiadamente.
  5. Lleve siempre zapatos cerrados fuertes al usar una segadora u otro equipo para cortar hierba.
  6. No camine descalzo sobre pavimento en la calle o acera.
  7. Preste atención a suelos resbaladizos en su casa o trabajo. Limpie inmediatamente derrames peligrosos.
  8. Si se levanta por la noche, encienda la luz. Muchos dedos rotos y otras heridas en los pies ocurren al intentar orientarse a oscuras.

Su medico/cirujano podiatra se ha formado específica y extensamente en el diagnóstico y tratamiento de todo tipo de problemas en los pies. Esta formación incluye cada uno de los sistemas y estructuras, intrincadamente interrelacionados, del pie y la parte baja de la pierna, incluida la piel y los sistemas neurológico, circulatorio, y musculoesquelético, que comprende los huesos, articulaciones, ligamentos, tendones, músculos y nervios.