Skip to content. | Skip to navigation

Personal tools

Sections

¿Qué son las ortesis?

¿Qué son las ortesis?

Las ortesis (a veces llamadas órtosis) son elementos que se insertan en los zapatos para corregir formas de caminar anormales o irregulares. No son sólo plantillas para elevar el puente o arco del pie, aunque hay quien usa el término “arch support” (soporte para el arco del pie) para describir las ortesis, y quizá sea ese término el que mejor ayude a entender lo que son. Cumplen funciones que hacen más cómodo y eficiente caminar, correr y estar de pie, cambiando ligeramente los ángulos en los que el pie golpea la superficie por la que camina o corre.

Los doctores en medicina podiátrica recetan ortesis como tratamiento conservador de muchos problemas de los pies, o como método de control después de ciertos tipos de cirugía del pie; su uso es una forma de tratamiento práctica y muy exitosa.

Hay ortesis de formas y materiales diversos. Todas ellas sirven para mejorar la función del pie y reducir las tensiones que podrían en último término causar deformidades y dolor en el pie.

Las ortesis de pie se clasifican en tres grandes grupos: las que pretenden principalmente cambiar la función del pie, las que son principalmente de naturaleza protectora, y las que combinan el control funcional y la protección.

Ortesis rígidas

Los aparatos ortopédicos rígidos, diseñados para controlar la función del pie, pueden estar hechos de un material firme como el plástico o la fibra de carbono, y se usan principalmente en calzado de caminar o formal. Se fabrican generalmente a partir de un molde de yeso del pie específico. El aparato terminado normalmente va desde la suela del talón a la parte delantera o los dedos del pie. Se lleva normalmente en zapatos cerrados con un tacón de menos de dos pulgadas. La naturaleza de los materiales hace necesario cambiar muy poco el tamaño del zapato.

Las ortesis rígidas se diseñan sobre todo para controlar el movimiento en dos articulaciones importantes del pie, situadas directamente bajo la articulación del tobillo. Estos aparatos duran mucho tiempo, no cambian de forma, y suele ser difícil romperlos. Los tirones y dolores de las piernas, muslos y parte baja de la espalda pueden deberse a mala funcionalidad del pie, o a una pequeña diferencia en la longitud de las piernas. En esos casos, las ortesis pueden mejorar o eliminar estos síntomas, que podrían parecer relacionados con la función del pie sólo remotamente.

Ortesis blandas

El segundo tipo de aparato ortopédico, el blando, ayuda a absorber impacto, mejorar el equilibrio, y quitar presión de puntos doloridos o irritados. Se construye generalmente de materiales blandos y comprimibles, y puede moldearse por medio de la acción del pie al caminar o elaborarse a partir de una huella del pie en un molde de yeso. También se lleva contra la planta del pie, y suele extenderse del talón hasta la puntera, incluyendo los dedos.

La ventaja de cualquier tipo de aparato ortopédico blando es que puede ajustarse fácilmente a cambios en las fuerzas que soporta. La desventaja es que debe ser reemplazado o reparado periódicamente. Es particularmente efectivo en pies artríticos o gravemente deformados que presentan pérdida del tejido adiposo protector en el lateral del pie. También se usa mucho en el cuidado del pie diabético. Al poder comprimirse, suele ser más grande y puede requerir calzado más espacioso o diseñado especialmente.

Ortesis semirígidas

El tercer tipo de aparato ortopédico (semirígido) proporciona un equilibrio dinámico en el pie al caminar o participar en deportes. Esta ortesis no es la solución de un problema, sino una ayuda para el deportista. Cada deporte tiene sus propias necesidades, y cada ortesis deportiva tiene que ser construida apropiadamente teniendo en cuenta el deporte y el deportista. Esta ortesis funcional dinámica ayuda a guiar al pie a la función apropiada, permitiendo que los músculos y tendones den mejor rendimiento. La ortesis semirígida clásica se hace de capas de un material blando reforzadas con otros más rígidos.

Ortesis para niños

Los aparatos ortopédicos son efectivos en el tratamiento de niños con deformidades de los pies. La mayoría de los médicos podiatras recomiendan que los niños con esas deformidades comiencen a llevar ortesis poco después de empezar a caminar, para estabilizar el pie. Los aparatos pueden colocarse directamente en un calzado normal o deportivo.

Normalmente hace falta cambiar la ortesis cuando el pie del niño ha crecido dos números. Pueden hacer falta tipos diferentes de ortesis según el pie del niño se desarrolla y cambia de forma.

El tiempo que un niño necesita llevar ortesis varía considerablemente dependiendo de la gravedad de la deformidad y de lo pronto que empiece a corregirse.

Otros tipos de ortesis

Pueden usarse varias otras ortesis para deportes concretos, en botas de esquí o de patinaje sobre hielo o en línea. Se usan combinaciones de materiales semiflexibles y blandos para acomodar áreas con molestias debidas a problemas específicos.

La investigación ha mostrado que los problemas de espalda frecuentemente pueden venir de desequilibrios en los pies. Es importante que su médico podiatra considere la extremidad inferior en su conjunto para proporcionar control ortopédico apropiado para problemas del pie.

Consejos sobre ortesis

  • Lleve zapatos que funcionen bien junto con su ortesis.
  • Lleve con usted su ortesis cuando compre un par de zapatos nuevos.
  • Cuando compre zapatos nuevos, lleve calcetines o medias similares a los que planea llevar habitualmente.
  • Regrese según se le indique para hacer el seguimiento del funcionamiento de su ortesis. Esto es importante para estar seguro de que sus pies y ortesis funcionan bien juntos.

Su medico/cirujano podiatra se ha formado específica y extensamente en el diagnóstico y tratamiento de todo tipo de problemas en los pies. Esta formación incluye cada uno de los sistemas y estructuras, intrincadamente interrelacionados, del pie y la parte baja de la pierna, incluida la piel y los sistemas neurológico, circulatorio, y musculoesquelético, que comprende los huesos, articulaciones, ligamentos, tendones, músculos y nervios.